Tras una operación de cirugía estética puedes emplear aceites esenciales para ayudar a reducir la intensidad y duración de los hematomas.

En las últimas décadas se ha ido popularizando a nivel global la pasión por moldear o transformar el cuerpo, llegando incluso en algunos casos a tratarse de una obsesión.

Cada vez son más los hombres y mujeres que deciden someterse a una cirugía estética para corregir aquellas imperfecciones que consideran que tiene su cuerpo. Aumento o disminución de mamas, liposucciones, lifting facial, tratamientos antienvejecimiento, etc. son algunas de las cirugías estéticas más demandadas.

 

Cuando una persona decide someterse a una cirugía estética debe tener en cuenta que la mayoría de estos tratamientos son intrusivos, es decir, requieren la inyección de productos de tratamiento o de relleno, como por ejemplo la toxina botulínica. Tras someterse a una cirugía estética es normal que la persona experimente reacciones inflamatorias, edema, rojeces y, a veces, hematomas.

Algunos aceites esenciales pueden prevenir y mitigar los efectos secundarios de la medicina estética debido a su potente acción a nivel cutáneo.

¿Qué tratamiento natural aplicar tras una cirugía estética?

Para combatir los sangrados

Tras una cirugía estética, los pinchazos de las agujas o de las cánulas provocan pequeños sangrados. El aceite esencial quimiotipado de Jara posee cualidades hemostáticas, astringentes y de dispersión cutánea que cicatrizan y regeneran las células de la piel. Basta aplicar una ligera presión sobre el punto de sangrado, durante unos segundos, con una gota de este aceite esencial para obtener rápidos resultados. Una aplicación puntual como ésta es apta a cualquier edad, incluso durante el embarazo.

Para resorber rápidamente los hematomas

Otras veces es inevitable que tras la operación aparezcan unos antiestéticos hematomas o cardenales. Si bien es cierto que terminan desapareciendo, este proceso puede alargarse, no existiendo ningún producto convencional que lo acelere. El aceite esencial de siempreviva amarilla, con su acción antiinflamatoria y antihematoma específica, reduce drásticamente el tiempo de resorción. Los hematomas se aclaran y desaparecen mucho más rápido.

A la hora de realizar una operación de este tipo, se recomienda aplicar 1 gota de este aceite esencial justo antes de entrar en quirófano. Esta aplicación debe repetirse nada más terminar la intervención y, si es posible, cada media hora. Si el hematoma no se ha resuelto al día siguiente, es posible diluir una gota de AE de siempreviva en un poco de aceite vegetal virgen de rosa mosqueta y aplicarlo 3 veces al día. Al tratarse de nuevo de una aplicación puntual, también es apta a cualquier edad, incluso durante el embarazo.