El paso del tiempo deja huella en la piel. Conoce los tratamientos que, en función de cada tipo de piel, ayudan a ralentizar los signos de envejecimiento.

Los humanos experimentan un proceso de envejecimiento con el paso del tiempo, es decir, el cuerpo sufre modificaciones tanto morfológicas como fisiológicas.

El aceite vegetal de argán y de rosa mosqueta son los más empleados en los tratamientos antienvejecimiento

Aunque se trata de un proceso paulatino e inevitable, existen tratamientos que ayudan a ralentizar los signos de envejecimiento. El aceite vegetal de argán y de rosa mosqueta son, sin duda, dos de los más empleados en los tratamientos antienvejecimiento, por sus propiedades regeneradoras y antioxidantes.

Y es que el aceite vegetal de argán aporta elasticidad e hidratación a la piel ya que contiene entre un 28% y 35% de ácido linoleico y entre un 43% y 55% de ácido oleico. Además, contiene también escotenol, que repara y regenera la piel, y tocoferoles, antioxidantes que actúan contra el envejecimiento prematuro.

 

Tratamientos naturales en función del tipo de piel

A continuación, os presentamos el tratamiento natural antienvejecimiento más indicado según el tipo de piel:

 

  • Pieles maduras, secas y muy deshidratadas: el objetivo del tratamiento es recuperar la elasticidad y firmeza. Utiliza dos gotas de aceite de argán para hidratar la cara, el cuello y el resto del cuerpo. Debido a su facilidad de penetración, la piel lo absorbe rápidamente.
  • Pieles agrietadas (apto también para manos y labios cortados y agrietados): el objetivo de este tratamiento es el de nutrir y reparar. En este caso se puede elegir aplicar las dos gotas de aceite de argán sobre la piel agrietada.

Para incrementar la potencia regeneradora del aceite de argán se recomienda mezclar este aceite vegetal con los siguientes aceites esenciales: Jara, Mirra, Incienso o Zanahoria, que tienen propiedades antisépticas, cicatrizantes, circulatorias, antiinflamatorias y descongestivas.

Para obtener un tónico cutáneo se debe mezclar el aceite de argán con aceites esenciales de Palo de Hô, Geranio, Naranjo amargo o Espliego macho.

En cualquiera de los casos, el aceite esencial debe encontrarse en una proporción del 1%  -equivale a 3 gotas de aceite esencial para 10 mililitros de cosmético o bien 15 gotas para 50 mililitros- , que es la idónea para aplicaciones cosméticas. Si se emplean los aceites esenciales en una concentración superior, no sólo no se mejora el resultado sino que se puede agredir la piel.

Puedes ampliar la información sobre tratamientos naturales antienvejecimiento en el artículo El aceite vegetal de argán, aliado perfecto de tu belleza que encontrarás en el número 3 de la revista Soluciones Esenciales.