Aunque el molusco contagioso desaparece de forma natural al cabo de un año, es conveniente aplicar un tratamiento natural para acabar cuanto antes con esta plaga.

El molusco contagioso es una enfermedad viral cutánea que se caracteriza por la aparición de pequeñas perlas nacaradas en todo el cuerpo.

En la etapa infantil, el molusco contagioso es una de las infecciones más frecuentes y su presencia se da en la cara, cuello, axilas, brazos y manos. Las pápulas que aparecen son de entre 2 y 5 milímetros y se propagan en filas o grupos denominados montones.

Por lo general, al cabo de un año el molusco contagioso suele desaparecer de forma natural, pero es conveniente que si detectas que tu hijo tiene esta enfermedad, acudas al pediatra para que lo examine y descarte otro tipo de infecciones.

En caso que se traten de moluscos contagiosos puedes aplicar el siguiente tratamiento natural: dos toques de aceite esencial de árbol del té durante dos o tres semanas. Puedes emplearlo desde los 3 meses de edad, pero en niños tan pequeños deberás diluirlo en un poco de aceite vegetal o de crema hidratante.

Descubre qué otras plagas infantiles pueden afectar a tu hijo en el artículo Las grandes plagas que encontrarás en el número 3 de la revista Soluciones Esenciales.