Si te preocupan los químicos tóxicos que llevan muchos desodorantes y buscas fórmulas naturales y respetuosas con tu cuerpo este artículo te interesa.

Todas las personas desprendemos un olor característico. El olor corporal es natural y está causado por la combinación del sudor con las bacterias naturales que residen en la piel.

Para prevenir el olor corporal es necesario ducharse regularmente y lavar cada parte del cuerpo. Además, por lo general, las personas utilizan desodorante para mitigar el olor causado por las actividades diarias.

Sin embargo, la mayoría de desodorantes convencionales y antitranspirantes llevan químicos tóxicos que pueden resultar perjudiciales para el cuerpo. Y es que este tipo de productos están compuestos por, entre otros, sales de aluminio -principalmente cloruro de aluminio y clorhidrato de aluminio- en proporciones que llegan hasta el 25%.

En el campo de la aromaterapia científica existen alternativas naturales para mantener el cuerpo sano, limpio y sin olores corporales desagradables.

Existen aceites esenciales indicados para eliminar las bacterias que producen el mal olor corporal. Se trata de antiinfecciosos que controlan el crecimiento de las bacterias locales y que aportan olores agradables. Los más destacados son:

  • Árbol de té
  • Lavanda
  • Geranio
  • Palo de rosa
  • Menta de campo (contraindicada en menores de 30 meses)

Para la transpiración existen aceites esenciales que son capaces de controlarla, si bien sólo deben emplearse durante periodos cortos de tiempo puesto que no es beneficioso evitar la sudoración fisiológica. Los más corrientes son:

  • Salvia romana (contraindicada en menores de 12 años, embarazo, lactancia y antecedentes de cáncer estrogenodependiente)
  • Ciprés (contraindicado en antecedentes de cáncer estrogenodependiente)

Puedes añadir una gota de 1 o 2 de los aceites esenciales anteriores a la dosis habitual de desodorante que emplees. Ten cuidado de no aplicar una cantidad excesiva, pues podrían irritar tu piel.