Te contamos cómo puedes preparar tu cuerpo y tu mente para encarar el parto con total tranquilidad y naturalidad, disfrutando de un momento tan especial como es la llegada del bebé.

Si estás embarazada es normal que tengas inquietudes y te surjan mil dudas. Como ya explicamos en el artículo sobre el cuidado de la piel durante el embarazo, durante estos meses hay que prepararse tanto físicamente como mentalmente para la llegada del bebé.

Durante la gestación, la mayoría de las embarazadas acuden a cursos de preparación física y emocional para afrontar con serenidad el parto. Y es que, sin duda, uno de los miedos más generalizados es el momento de dar a luz. Seguro que más de una vez durante estos meses te has preguntado cómo será el dolor de parto del que tanto se habla.

A partir de la semana 34 de la gestación, las matronas recomiendan, en la mayoría de los casos, masajear una o dos veces al día la zona perineal. Y es que durante el parto, el perineo se ve sometido a fuertes estiramientos, por lo que la realización previa de masajes perineales ayuda a incrementar su elasticidad y reduce el riesgo de sufrir un desgarro.

Para ello existen aceites esenciales con propiedades tónicas cutáneas (ylang ylang, jara, niaulí o palo de rosa), así como antiespasmódicos (albahaca exótica) y antiinflamatorios (lavanda). Sin embargo, hace falta emplearlos convenientemente diluidos en aceites vegetales para que no afecten al desarrollo normal del feto. Por este motivo existen aceites de masaje perineal de uso seguro y 100% naturales.

Además, existen también soluciones naturales a base de aceites esenciales que ayudan a la mujer a relajarse y afrontar el parto con total naturalidad.

El Hospital John Radcliffe –centro médico en el que aproximadamente cada año 6.500 mujeres dan a luz- estudió durante un período de ocho años las propiedades medicinales de los aceites esenciales en embarazadas para conocer de qué forma contribuye la aromaterapia en la relajación de la mujer durante las contracciones y el parto y cómo ayuda a mejorar la atención obstetricia.

La mujer debe encarar el parto con tranquilidad y emplear toda su energía física y mental en dar a luz

Los resultados obtenidos constataron que la mitad de las mujeres que participaron en el estudio redujeron su nivel de miedo y ansiedad en el momento de dar a luz y un 60% mitigó el dolor de parto. Además, la encuesta realizada también puso de manifiesto que con el empleo de aceites esenciales se atenuaron los vómitos y las náuseas.

Es importante que la mujer encare el parto con tranquilidad ya que, de esta forma, empleará toda su energía física y mental en dar a luz. Por ello, es una buena ayuda que desde el inicio del parto se le masajee la parte baja de la espalda y la cara interna de las muñecas con una mezcla de aceites esenciales que actúen, por una parte como analgésicos para mitigar el dolor, y por otra como calmantes y relajantes que ayuden a la mujer a concentrarse.  Es importante que se encuentren diluidos para facilitar un masaje que respete la piel de la mujer.