Si tu hijo sufre de alergia a los ácaros, te ayudamos a mejorar su respiración con estos sencillos consejos.

Si tu bebé presenta alguna patología respiratoria debes tener en cuenta que puede que ésta se deba a algún tipo de alergia. Los alérgenos ambientales más frecuentes en el hogar son los ácaros del polvo, ciertos insectos, el moho (hongos), la caspa de los animales y el polen.

Los ácaros de polvo son arácnidos que viven en ambientes cálidos y húmedos y se alimentan de las células muertas de la piel humana y animal. Las heces de éstos contienen unas proteínas que pueden producir una reacción alérgica en algunos individuos.  Lo mismo sucede con el epitelio, las escamas de la piel y las secreciones de los animales y de algunos insectos, como las cucarachas, ya que contienen una proteína que actúa como alérgeno.

Los aceites esenciales permiten eliminar los ácaros

En el caso del moho éste se reproduce en ambientes cálidos, húmedos y con poca luz. Sus esporas liberan una microtoxina que empeora la salud respiratoria de los que allí habitan.

Los niños alérgicos deben visitar regularmente a su pediatra. Se recomienda incorporar ácidos grasos omega 3 en su dieta para mejorar los síntomas generales. A partir de los 3 años hay complementos alimenticios que los contienen ya dosificados para facilitar su toma. Además hay ciertos alimentos que conviene evitar para no exacerbar la sensibilidad alérgica, como son los derivados lácteos y el gluten.

Para mejorar la respiración del bebé se puede recurrir a la difusión atmosférica de aceites esenciales convenientes, como el abeto balsámico o el mandravasarotra. También existen mezclas complejas ideadas para activar en la habitación de los más pequeños, apagando el difusor cuando se acuesten.

Mantener aquellos espacios donde se mueve el menor libres de ácaros es importante para que el pequeño pueda disfrutar de la jornada sin ningún tipo de molestia (mucosidad, estornudos, picores, etc.). El exceso de higiene no está aconsejado, pero los aceites esenciales permiten eliminar los ácaros que se encuentran en colchones, ropa de cama, alfombras, cortinas y demás tejidos durante un mes entero. ¡Se acabó el tener que pasar la aspiradora a diario para eliminar los ácaros!