¿Sufres alergia a los ácaros o a otro tipo de alérgenos? Te contamos cómo puedes mantener tu hogar libre de estas sustancias y prevenir la alergia.


El sistema inmunológico de algunas personas experimenta una reacción determinada cuando se ve expuesto a algunas sustancias llamadas alérgenos. Este proceso se conoce como alergia y es, por tanto, una respuesta exagerada del cuerpo cuando éste entra en contacto con algún alérgeno. Por lo general, las personas alérgicas suelen ser sensibles a más de un alérgeno.

Las alergias tienen su mayor incidencia en la época primaveral, ya que con la llegada del buen tiempo hay muchas más sustancias expuestas en el medio ambiente que suelen causar reacción, como por ejemplo el polen.

Otras sustancias que suelen provocar alergias en las personas más sensibles son los ácaros de polvo, las esporas de moho, la caspa de ciertos animales, algunos alimentos, como los frutos secos, las picaduras de algunos insectos, como los mosquitos, e incluso ciertos medicamentos.

Prevención y tratamiento

Los síntomas de alergia son diferentes en cada persona pero, por lo general, cuando se experimenta una alergia se identifica a partir del goteo nasal, estornudos, picazón, sarpullidos, edema (hinchazón) o asma.

Para tratar esta patología existen fármacos convencionales como los antihistamínicos, los descongestivos y los corticoesteroides. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este tipo de medicamentos genera efectos secundarios como la somnolencia, el efecto rebote y la atrofia de la mucosa olfativa y/o cutánea.

Una solución natural es la utilización de aceites esenciales quimiotipados, como la manzanilla noble, el katrafay y la hierba lombriguera, ya que tienen propiedades antipruriginosas y antiinflamatorias que actúan directamente sobre los síntomas a nivel nasal.

En el caso de alergias frente a ácaros, una de las más comunes, se debe mantener el entorno de la persona afectada lo más libre de ácaros posible. En muchos casos se procede a pasar el aspirador de forma diaria para que su cantidad no sea excesiva. Una vez más, los aceites esenciales ayudan a este fin. Los aceites esenciales de canela de Ceilán y menta piperita tienen propiedades acaricidas. Si algún miembro de tu familia tiene alergia a los ácaros existe un spray a base de estos y otros aceites esenciales que mantendrán la habitación limpia de ácaros durante un mes entero. De esta forma mejorarán los síntomas (estornudos, mucosidad, etc.) sin necesidad de estar continuamente pasando el aspirador.

Recuerda pulverizar los tejidos (colchones, cortinas, pijamas, peluches, alfombras, etc.) con el siguiente spray, que contiene una sinergia muy efectiva de aceites esenciales que acabarán con los ácaros de forma duradera.

Los aceites esenciales quimiotipados actúan también de forma preventiva. Si padeces alergia recuerda llevar a cabo una vida saludable (evita el alcohol, el tabaco y las grasas saturadas) y limpiar el hígado, ya que actúa como filtro de los alérgenos. Para desintoxicar el hígado utiliza aceites esenciales drenantes, descongestivos y regeneradores de las células hepáticas, como el té del labrador, la zanahoria y la pimienta negra.

Otras sinergias con propiedades drenantes y depuradoras hepáticas formuladas para facilitar su utilización se incluyen en los siguientes productos.

Puedes ampliar la información sobre alergias en el artículo Alergias, cómo prevenirlas que encontrarás en el número 1 de la revista Soluciones Esenciales.