Si has sufrido un cambio de peso brusco y repentino es probable que hayan aparecido estrías en tu piel. Aplica este tratamiento para borrarlas.

Las estrías son marcas longitudinales que aparecen en algunas zonas del cuerpo como las piernas, los glúteos, el pecho, la pelvis o el abdomen.

Las estrías aparecen en piernas, glúteos, pecho, pelvis o abdomen

Las estrías surgen como resultado de un cambio brusco y repentino de peso, ya sea de pérdida o de aumento. Durante el embarazo, por ejemplo, es frecuente la aparición de estrías debidas a la transformación del cuerpo.

La hidratación es esencial para mantener una piel flexible y evitar de esta forma la aparición de las estrías. Los aceites vegetales tienen un poder hidratante profundo superior a la mayoría de las cremas que se encuentran en el mercado. Su contenido en ácidos grasos naturales de tipo omega 3, 6 y 9 se incorpora con facilidad a nuestras células de la piel. Además suelen aportar vitaminas y antioxidantes. Ahora bien, debes exigir siempre aceites vírgenes de primera presión, puesto que son los únicos realmente terapéuticos. El más empleado para prevenir las estrías es el aceite vegetal virgen de rosa mosqueta.

En el caso de las mujeres embarazadas se recomienda masajear, una o dos veces al día, las zonas que experimentan más cambios como la cintura abdominal, los muslos y la parte alta de las nalgas, con aceites vegetales. Lo ideal es incorporar además aceites esenciales de acción tónica cutánea (ylang ylang, mandarina), descongestionante (niaulí) y regeneradores (azahar). Sin embargo deben diluirse convenientemente para no interferir con el normal desarrollo del feto. Por este motivo existen aceites de masajes apropiados formulados por farmacéuticos y aprobados por matronas, que deben aplicarse diariamente para optimizar los resultados.

Si ya han aparecido las temidas estrías, después del destete es posible aplicar fórmulas más concentradas para atenuarlas.