Conoce cuáles son los aceites esenciales más idóneos para aliviar las molestias digestivas, como el dolor de estómago o la pesadez estomacal.

Sin duda, el rápido ritmo de vida al que se ven sometidos la mayoría de las personas en la actualidad dificulta una buena digestión. En muchos casos, combinar el trabajo con las actividades sociales nos lleva a comer rápido o de forma desequilibrada. A eso, hay que sumarle el estrés generado y un trabajo sedentario.

La albahaca exótica y la menta piperita tienen propiedades que ayudan a combatir los problemas digestivos

Por lo tanto, lo más habitual es que nuestro organismo se resienta al cabo del día, sufriendo en algún momento alguna molestia digestiva, como el dolor de estómago o la pesadez estomacal.

Asegurarse una buena digestión – proceso mediante el cual transformamos los alimentos consumidos en sustancias que aportan energía al organismo- es vital para contar con un estado de salud óptimo que permita desarrollar las actividades diarias. Y es que cualquier problema digestivo repercutirá en nuestro estado físico y emocional.

Algunos aceites esenciales, como la albahaca exótica o la menta piperita, tienen propiedades que ayudan a combatir los problemas digestivos. Pueden aplicarse en masaje abdominal diluyendo un par de gotas de cada uno con un poco de aceite vegetal o bien ingerirse una gota de cada uno diluidas en un poco de miel hasta 3 veces al día. La menta piperita está contraindicada en menores de 6 años, así como durante el embarazo y la lactancia.

Si sufres problemas de acidez estomacal, el aceite esencial de menta piperita y el de manzanilla romana son la mejor solución. El tratamiento natural consiste en tomar una gota de cada uno de estos aceites diluidas en un poco de miel o de aceite de oliva media hora antes de las comidas. Recuerda que la administración oral está desaconsejada en menores de 6 años, así como durante el embarazo y la lactancia.

Para la digestión pesada, se recomiendan unas cápsulas que incluyan varios aceites esenciales eupépticos, como la albahaca exótica y la menta piperita, pero también el comino, la alcaravea y la pimienta negra.