¿Sufres una quemadura térmica, química o solar? Te recomendamos que apliques el siguiente tratamiento natural para aliviar el dolor y/o evitar infecciones.

Las quemaduras son lesiones en la piel con diversos grados de afectación. Las de primer grado son las quemaduras que dañan la capa superior de la piel (epidermis), provocando dolor, enrojecimiento e inflamación en la zona afectada. Las de segundo grado afectan tanto a la capa superior como a la intermedia (epidermis y dermis) de la piel y además de dolor, enrojecimiento e inflamación, se forman ampollas. Las quemaduras de tercer grado afectan ya las capas profundas (hipodermis) y además de los síntomas descritos anteriormente la piel se puede oscurecer o carbonizar.

Alivia el dolor, disminuye la inflamación y protege la piel de infecciones

Las causas de una quemadura pueden ser muy diversas. Por lo general, lo más frecuente es que las personas padezcan quemaduras de primer grado provocadas en el hogar (con la plancha o cocinando) y en el ámbito laboral.

También es frecuente que, pese a todas las campañas anuales de prevención y concienciación sobre la importancia de protegerse del sol, durante la época estival haya personas que sufran quemaduras solares.

Como tratamiento natural, ciertos aceites esenciales tienen propiedades antisépticas, bactericidas, cicatrizantes y regeneradoras por lo que son un gran aliado para tratar las lesiones producidas por quemaduras.

 

¿Cuál es el proceso a seguir?

Tras sufrir una quemadura térmica o química el primer paso es enfriar la zona con agua fría y valorar la afectación para acudir a urgencias. Si se trata de una quemadura superficial, después de limpiarla aplica cada diez minutos durante la primera hora aceite esencial de espliego macho sin diluir. Las propiedades de este aceite esencial ayudarán a aliviar el dolor, disminuir la inflamación y proteger la piel de posibles infecciones.

En caso de sufrir una quemadura por una exposición al sol sin la protección pertinente, realiza un suave masaje por la zona afectada con loción para después del sol o con aceite de maceración de caléndula. Para una mayor eficacia, añade 2 gotas de aceite esencial de espliego macho y 1 gota de aceite esencial de menta de campo, notarás un alivio instantáneo.

Lee los testimonios de personas que han aplicado un tratamiento con aceites esenciales tras sufrir una quemadura en el artículo Cómo tratar las quemaduras que encontrarás en el número 3 de la revista Soluciones Esenciales.