Las hemorroides y piernas hinchadas son algunos de los problemas circulatorios más frecuentes. Conoce los mejores consejos para acabar con la mala circulación.

El sistema circulatorio comprende la circulación arterial, venosa y linfática. Las venas son las encargadas de transportar la sangre desde los capilares sanguíneos, distribuidos por todo el cuerpo, hasta el corazón. La sangre que contienen suele ser pobre en oxígeno salvo en el caso de la circulación pulmonar. En el caso de las extremidades inferiores, la fuerza de la gravedad se opone al sentido de circulación de la sangre. Para luchar contra esta fuerza y evitar que la sangre se acumule en las piernas, las venas están dotadas de unas válvulas que impiden el retroceso de la sangre.

Cuando estas válvulas no funcionan correctamente o cuando la presión en sangre es excesiva, aparece una insfuciencia venosa.Los trastornos asociados más frecuentes son las piernas cansadas, varices o pequeñas arañas vasculares, los edemas y las hemorroides.

Las personas que por su trabajo pasan muchas horas de pie están especialmente expuestas a este tipo de dolencia. En general, no son trastornos preocupantes, pero con el tiempo pueden ir agravándose incluso hasta requerir un tratamiento farmacológico o una intervención quirúrgica.

Si sufres hemorroides elimina de tu dieta las comidas picantes, el alcohol y la cafeína

Ante el más mínimo síntoma de problema circulatorio es preciso que acudas a tu médico para que te examine. Del mismo modo, durante tu día a día puedes seguir unos prácticos consejos que te ayudarán a tener una buena circulación.

 

Cómo mantener una buena circulación

  • Durante la noche, cuando reposes, eleva las piernas. Puedes dormir con un cojín en los pies.
  • Intenta no acudir frecuentemente a las saunas y baños calientes, ya que el calor provoca una mayor dilatación de las venas.
  • Practica ejercicio regularmente para mantener en movimiento las piernas.
  • Utiliza ropa cómoda. Evita vestirte con pantalones o faldas que compriman las piernas o el abdomen.
  • Realiza masajes en las piernas. Debes hacerlos siempre de abajo hacia arriba.
  • Si sufres de hemorroides elimina de tu dieta las comidas picantes, el alcohol y la cafeína. Se recomienda hacer 2 o 3 curas de desintoxicación al año

Descubre cuáles son los alimentos que te ayudarán a mejorar tu circulación en el artículo Circulación. Aromaterapia y consejos para mejorarla que encontrarás en el número 1 de la revista Soluciones Esenciales.

Tratamiento eficaz

En función del problema circulatorio que padezcas, puedes aplicar tratamientos naturales basados en las propiedades descongestivas y estimulantes de la circulación de unas determinadas sinergias de aceites esenciales.

Así, los aceites esenciales de niaulí, lentisco, salvia romana, pachuli y ciprés estimulan la circulación venosa y linfática, además de actuar como descongestionantes.

Por otra parte, el aceite esencial de menta (ya sea la especie Mentha x piperita Mentha arvensis) aporta una sensación de fescor muy agradable, a la vez que provoca una vasoconstricción local.

En caso de varices o arañas vasculares, el aceite esencial de siempreviva amarilla será tu mejor aliado, puesto que es un extraordinario antihematomas que refuerza las paredes de los capilares sanguíneos. Puedes añadir un par de gotas de estos aceites esenciales, o bien de una combinación de ellos, a un poco de aceite vegetal o de crema hidratante para mejorar la circulación.

En caso de sufrir de piernas pesadas, cansadas y pies hinchados, existen las siguientes fórmulas para facilitar la aplicación de estos aceites esenciales con propiedades descongestionantes y estimulantes de la circulación de retorno. Ideales para recuperar la sensación de piernas ligeras.