Para aliviar los síntomas del catarro te recomendamos un tratamiento natural a base de aceites esenciales con acciones antivirales, expectorantes y mucolíticas.

Cuando llega el otoño y descienden las temperaturas aparecen los típicos problemas respiratorios como el resfriado común. Los cambios bruscos de temperatura suelen afectar a nuestro organismo, ya que con el frío ciertos virus tienen más facilidad para desarrollarse.

Además, durante la época de más frío nuestras defensas disminuyen, ya que la circulación es más lenta, por lo que es más frecuente padecer catarros y otras infecciones. Precisamente, es en este período cuando aparecen algunas enfermedades epidémicas como la gripe, que produce fiebre, dolores musculares, congestión nasal y agotamiento.

Para prevenir los contagios vaporiza el hogar con aceite esencial de eucalipto radiata

El resfriado común, también conocido como catarro, es una infección aguda de carácter leve que afecta solamente a las vías respiratorias altas. Aunque puede estar causado por diferentes virus, fundamentalmente se trata de rinovirus y coronavirus.

Los síntomas del resfriado común son: malestar general, fiebre, rinorrea, congestión nasal, tos, estornudos, lagrimeo, mucosidad y dolor de garganta.

Dada su alta facilidad de contagio, cuando tosas o estornudes recuerda poner tu mano delante de la boca y lavarte frecuentemente las manos para evitar transmitir el virus. Si no se produce ninguna sobreinfección bacteriana, lo más habitual es que el resfriado desaparezca al cabo de unos días. Para saber si el resfriado común se ha complicado basta con apreciar el color del moco, que pasa de blanquecino a amarillento o incluso verdoso.

Para aliviar los síntomas en procesos catarrales desde Soluciones Esenciales recomendamos un tratamiento natural a base de aceites esenciales con acciones antivirales, expectorantes y mucolíticas. Los aceites esenciales que tienen todas estas propiedades son el eucalipto radiata, el niaulí, el ravintsara y el mandravasarotra o saro.

Hay diversas maneras de aplicar el tratamiento. En algunos casos, puedes aplicarte los aceites esenciales por vía tópica en la zona del tórax varias veces al día. Si deseas tratar a un bebé, es mejores diluir estos aceites esenciales (1-2 gotas) en un poco de aceite de almendras dulces y realizar masajes en las plantas de los pies. ¡Hasta los recién nacidos podrán emplearlo sin riesgos!

En otras ocasiones, puedes colocar un par de gotas en un pañuelo e inhalar el aceite esencial durante el día. Incluso puedes realizar inhalaciones con una gota de aceite esencial, te ayudarán a descongestionar las fosas nasales, desinfectar la nariz y reducir la rinorrea. Pero ¡cuidado! las inhalaciones no están pensadas para los asmáticos.

Para facilitar la aplicación de estos aceites esenciales y potenciar sus efectos en sinergia con otros, existen diferentes soluciones como tratamiento a este tipo de afecciones invernales.

En caso de infección bacteriana, el aceite esencial de orégano es el más indicado, ya que tiene propiedades antibacterianas y antivirales potentes.

Si deseas ampliar la información sobre cómo hacer frente a los catarros puedes leer el artículo Combate los resfriados respetando tus defensas que encontrarás en el número 2 de la revista Soluciones Esenciales.