Abordamos una de las afecciones infecciosas más recurrentes en invierno: las anginas. Descubre cómo tratar las anginas con aceites esenciales.

Tras unos primeros meses de invierno con temperaturas moderadas, parece que por fin ha llegado ya el frío característico de esta época. Hay que prestar especial atención durante estos días, ya que los cambios bruscos de temperatura -pasar de un espacio cerrado con un ambiente cálido a las bajas temperaturas al salir a la calle- acaban desembocando en problemas respiratorios.

Las anginas es una de las patologías infecciosas más frecuentes en la etapa infantil

Las afecciones respiratorias más frecuentes en esta época son: resfriados, sinusitis, anginas, así como tos, gripes o bronquitis.

Inflamación de las amígdalas palatinas

Las anginas es una de las patologías infecciosas más frecuentes en la etapa infantil, ya que se contagian fácilmente a través del aire –al toser o estornudar- o por contacto directo.

La inflamación de las amígdalas palatinas –se encuentran ubicadas en la orofaringe y su función es evitar que los gérmenes penetren en el organismo a través de las vías respiratorias- puede estar producida tanto por bacterias como por virus. Lo más frecuente es que sea una infección bacteriana por estreptococos.

Si a tu hijo le duele la garganta y presenta dificultad para tragar los alimentos, además de fiebre alta, tos o afonía, entre otros síntomas, lo más seguro es que se trate de anginas. Tras consultarlo con el pediatra y corroborar que, efectivamente, el pequeño tiene una inflamación de las amígdalas palatinas, puedes recurrir a las propiedades antiinfecciosas, antiinflamatorias y analgésicas de los aceites esenciales.

Tratamiento natural para las anginas

Para tratar las anginas con aceites esenciales, te recomendamos que recurras al aceite esencial de Mejorana QT tuyanol. ¿Cómo emplearlo? Aplica 1 gota sobre la garganta o bien sobre los ganglios inflamados aproximadamente cada 15 minutos (un máximo de 8 a 10 aplicaciones el primer día y 3-4 a partir del segundo día, hasta la remisión total de los síntomas). En menores de 3 años es conveniente diluir este aceite esencial en un poco de aceite vegetal o de crema hidratante para evitar que irrite la piel.Además de acabar con la afección, este tratamiento natural es respetuoso con la flora bacteriana del organismo y ayudará a tu hijo ante posibles recaídas, ya que los aceites esenciales estimulan la producción de inmunoglobulinas o anticuerpos. El empleo de este aceite esencial no sustituye a ningún tratamiento médico, sin embargo, es perfectamente compatible con la administración de antibióticos, además de potenciar su acción.

A partir de los 6 años existen aceites esenciales de poder antiinfeccioso superior como el orégano, que suele recomendarse en cápsulas.