Este aceite esencial posee propiedades antihistamínicas, antipruriginosas y antiinflamatorias por su contenido en camazuleno.

Hierba lombriguera

La hierba lombriguera, planta típicamente mediterránea, pertenece a la familia de las asteráceas, como las margaritas. Posee inflorescencias de un color amarillo vivo que se mantienen durante meses. Por este motivo los griegos la llamaron atanasia (inmortal), vocablo que evolucionó a tanaceto, la otra denominación de esta planta. Es imprescindible indicar la especie botánica (Tanacetum annum), puesto que existe una variedad muy similar (Tanacetum vulgare) cuyo aceite esencial resulta extremadamente tóxico.

Lo primero que llama la atención al contemplar el aceite esencial quimiotipado de hierba lombriguera es su coloración azul intensa que tiñe incluso el tapón del frasco. El responsable es un compuesto químico denominado camazuleno, que aporta las propiedades farmacológicas más interesantes a este extracto. Se trata de un compuesto que no se encuentra en la planta en estado natural, sino que se produce en contacto con el vapor de agua durante la destilación

Propiedades terapéuticas de la hierba lombriguera

El aceite esencial de hierba lombriguera posee propiedades antihistamínicas, antipruriginosas y antiinflamatorias por su contenido en camazuleno. Además se ha observado una acción tónica y descongestionante venosa. Otros aceites esenciales de características similares son la manzanilla alemana (Matricaria recutita) y la milenrama (Achillea millefolium)

Indicaciones principales de la hierba lombriguera

La hierba lombriguera se emplea para cualquier manifestación alérgica en la piel: dermatitis atópica (eccema), dermatitis de contacto, urticaria, etc. En estos casos, lo mejor es aplicar un aceite vegetal calmante en la piel, como el de comino negro o el macerado de caléndula. Sobre él se pueden añadir 1 o 2 gotas de aceite esencial de hierba lombriguera. Tras practicar un ligero masaje, la coloración azulada se desvanecerá. Se puede aplicar prácticamente a demanda. También es posible potenciar cualquier tratamiento para estas patologías cutáneas añadiendo la cantidad indicada de aceite esencial sobre estas pomadas o cremas en lugar del aceite vegetal.

La acción antipruriginosa lo hace perfecto para tratar el picor sea cual sea la causa (varicela, sarna, herpes, picaduras de insectos, dermatosis, prurito anal o incluso psoriasis). La aplicación es exactamente la misma que en el caso anterior, pudiéndose emplear como vehículo cualquier pomada para el picor. Para una mayor eficacia puede añadirse igualmente 1 gota de aceite esencial de menta de campo, que proporciona un alivio inmediato. Sin embargo, este otro AE está contraindicado en menores de 30 meses, pudiéndose emplear de forma puntual durante el embarazo.

También puede emplearse en trastornos vasculares, como piernas cansadas, varices, hemorroides, arañas vasculares o cuperosis. En estos casos también se recomienda combinarla con la menta de campo.

Contraindicaciones de la hierba lombriguera

Su empleo por vía tópica es completamente seguro, de hecho es apto para toda la familia, incluidos recién nacidos y mujeres embarazadas. Como precaución general se debe emplear siempre diluido en pediatría. Por otra parte, la vía oral está desaconsejada en mujeres embarazadas, lactancia y menores de 6 años.

Aplicaciones recomendadas

Descarga la guía con el tratamiento indicado con aceite esencial de hierba lombriguera para tratar las siguientes patologías:

  • Dermatitis atópica
  • Varicela
  • Psoriasis
  • Problemas circulatorios en las piernas

Por Alfredo Quevedo, farmacéutico, naturópata especializado en aromaterapia y responsable de formación de Pranarôm. Artículo publicado en la revista Integral.