El aceite esencial de geranio posee una acción muy completa principalmente a nivel de la piel.

Geranio

El geranio (Pelargonium asperum) proviene del extremo sur de África, desde donde llegó a Europa en el siglo XVII. En plena Provenza, los perfumistas realizaron una serie de cruces entre varias especies, dando lugar a la variedad “rosa”, debido a que su olor recuerda al de la rosa de Damasco. Este híbrido es el que se cultiva para destilarlo y obtener el aceite esencial.

Más tarde se exportaron las nuevas variedades a lugares más cálidos, apreciados por la planta. Así pues, el geranio se cultiva en el Magreb, en Egipto, en la isla de la Reunión (donde recibe el nombre de geranio borbón), en Madagascar y en China.

El geranio se emplea como planta ornamental por la belleza de sus flores rosas, lilas o incluso blancas. Además, el olor de las hojas ahuyenta a los mosquitos; probablemente por este motivo se cultiva en patios y balcones.

Propiedades terapéuticas del geranio

El aceite esencial de geranio posee una acción muy completa principalmente a nivel de la piel. Se trata, ante todo, de un hemostático, que para los sangrados rápidamente sin causar escozor. Además actúa como antiséptico eficaz frente a bacterias y hongos, motivo por el cual se puede emplear en heridas.
También es un antiinflamatorio y analgésico notable, propiedades imprescindibles en brotes de afecciones dermatológicas como la dermatitis o la psoriasis. En dermocosmética se aprecia por su acción tónica y astringente cutánea, apareciendo en formulaciones para pieles maduras o cansadas.

Por último es un repelente de mosquitos, empleado tanto en un difusor como sobre la piel o tejidos en las noches de verano.

Indicaciones principales del geranio

Se emplea en la mayoría de los casos por vía tópica para tratar diversas afecciones cutáneas. No es imprescindible diluirlo, pero frecuentemente se hace para facilitar su aplicación, sobre todo en zonas extensas de la piel.
Ante una hemorragia puntual, se aplican 2 gotas en una gasa y se presiona ligeramente la zona hasta que pare el sangrado. No importa si la piel está en carne viva, puesto que incluso puede aconsejarse para desinfectar heridas. En caso de epistaxis, se pueden añadir 2 gotas de aceite vegetal (por ejemplo de oliva) y 2 gotas de AE de geranio a una gasa para introducirla en la nariz. Para los cortes del afeitado se aplica puro, pero quizás se prefiera sustituirlo por el AE de jara, un hemostático de olor más suave.

Su acción antibacteriana lo hace ideal para tratar impétigo y otras infecciones cutáneas, como se haría con el AE de árbol del té. Para ello se pueden diluir 2 gotas en un poco de aceite vegetal ligero, como el de jojoba, y aplicar 2-3 veces al dí, o incluso utilizar como vehículo cualquier pomada antibiótica para potenciarla y ampliar su espectro de acción. En caso de acné puede aplicarse en toques en los granitos con cierta frecuencia (5-6 veces al día) para que desaparezcan rápidamente.
De igual manera puede emplearse para tratar hongos en la piel, en las uñas o incluso en la boca.

Como antiinflamatorio cutáneo, a menudo forma parte de preparaciones y sinergias para tratar eccemas, rosácea e incluso urticaria y psoriasis. Ahora bien, deberá combinarse con otros AE específicos, como el eucalipto azul, la menta de campo, la siempreviva amarilla o la hierba lombriguera. Los aceites vegetales son importantes aquí para hidratar y reparar la piel.
El AE de geranio, al igual que el de rosa, es un tónico cutáneo y astringente de primera línea para reafirmar la piel madura. Para ello es necesario diluirlo al 1% (una concentración superior es, paradójicamente, menos eficaz), lo que equivale a 15 gotas de aceite esencial por cada 50 ml de aceite vegetal de rosa mosqueta de primera presión en frío o por cada 50g de crema hidratante antiedad. Es imprescindible mezclarla en el total de la crema y no en la dosis diaria para obtener esta proporción.

El citronelol que contiene el geranio actúa como repelente de mosquitos. Unas gotas en el difusor de aceites esenciales una hora antes de acostarse, los mantendrán alejados para facilitar un sueño reparador. También pueden aplicarse unas gotas en diversas zonas del cuerpo (muñecas, cuello, tobillos, etc.), en la dosis habitual de crema hidratante, en aceite vegetal… existen múltiples posibilidades.

Contraindicaciones del geranio

Su empleo por vía tópica es completamente seguro desde recién nacidos hasta personas mayores, incluyendo periodos como el embarazo y la lactancia. Como precaución general se debe emplear siempre diluido en pediatría. La vía oral, por su parte, no suele emplearse.

Aplicaciones recomendadas

Descarga la guía con el tratamiento indicado con aceite esencial de geranio para tratar las siguientes patologías:

  • Candidiasis vaginal
  • Eccema
  • Hemorroides
  • Hidratación para pieles maduras
  • Repelente de mosquitos para niños

Por Alfredo Quevedo, farmacéutico, naturópata especializado en aromaterapia y responsable de formación de Pranarôm. Artículo publicado en la revista Integral.