Las propiedades expectorantes de algunos aceites esenciales, como el de eucalipto, favorecen la expulsión de la mucosidad acumulada en los bronquios.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 65% de los fallecimientos que se producen en la Unión Europea están relacionados con el tabaco: cáncer de pulmón, garganta, vejiga, entre otros; enfermedades cardiovasculares (hipertensión, insuficiencia cardíaca, etc.) y enfermedades obstructivas crónicas (EPOC). En España, 60.000 personas fallecen cada año a causa del tabaco, una media de 164 personas por día, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

El humo procedente de la combustión del tabaco contiene 4.000 sustancias diferentes, 40 de las cuáles son altamente tóxicas y cancerígenas, como el alquitrán. Al inhalar este humo, además de producirse una irritación de la mucosa bronquial, las sustancias tóxicas se van acumulando en las vías y aparato respiratorio -concretamente en los pulmones-. A largo plazo, las consecuencias son la aparición de enfermedades pulmonares y/o bronquiales, como la bronquitis crónica o el enfisema.

 

La tos del fumador

La tos del fumador o tos persistente, uno de los síntomas primerizos y más comunes en los fumadores, es una respuesta mecánica del organismo a la inhalación del humo del tabaco.

Al principio se trata de una tos matutina que produce el propio organismo como reacción para movilizar las secreciones que se han acumulado durante la noche y limpiar, de esta forma, los bronquios. Sin embargo, con el paso del tiempo la tos del fumador se torna más persistente y, consecuentemente, acaba generando problemas más graves de salud.

Alivia la tos del fumador

El principal tratamiento para aliviar la tos del fumador y evitar complicaciones respiratorias y/o problemas de salud es, obviamente, dejar de fumar. Se trata de un proceso que requiere mucha fuerza de voluntad, pero con convencimiento y la ayuda necesaria se logra. Mientras tanto, puede recurrirse a los aceites esenciales para aliviar rápidamente la tos del fumador, fortalecer los pulmones y limpiar las capas de alquitrán depositadas a lo largo de los años.

El aceite esencial de eucalipto es uno de los AE más indicados, por sus propiedades expectorantes, que facilitan la expulsión de la mucosidad acumulada en los bronquios. Asimismo, el AE de eucalipto tiene también propiedades antivirales, por lo que ayuda a combatir las infecciones que frecuentemente suelen sufrir estos pacientes. Su uso está contraindicado en personas asmáticas, embarazadas y menores de 7 años.

Posología

Se recomienda aplicar 3-4 gotas de este aceite esencial en el tórax cada vez que se necesite aliviar la tos. En pieles sensibles es preferible diluirlo en un poco de aceite vegetal o de crema hidratante. Otra opción es realizar inhalaciones en agua caliente, añadiéndole 2 gotas de AE de eucalipto e inhalando con los ojos cerrados.

Además es posible tomarlo por vía oral. Para ello existen jarabes que contienen este aceite esencial con el objetivo de facilitar su dosificación. Algunos de ellos incluso contienen otras plantas que facilitan una auténtica limpieza de las vías respiratorias del paciente fumador.