Descubre cómo puedes aliviar el picor en la garganta provocado por la irritación de las vías respiratorias

Con la llegada repentina del frío se acentúan los problemas respiratorios -resfriados, anginas, gripe, sinusitis, etc.-, las afecciones más frecuentes durante este período. En aproximadamente un 73% de los casos, las infecciones respiratorias presentan tos acompañada de congestión nasal y flemas. Sin embargo, en el otro tanto por ciento restante se produce tan sólo una tos seca, conocida también como tos irritativa, improductiva o nerviosa.

El AE de ciprés de Provenza es el más indicado para aliviar el picor de garganta por su acción antitusiva

La tos seca, que se caracteriza por un picor continuo en la garganta, irrita las vías respiratorias al no presentar expectoración (mucosidad). Esta patología puede tener su origen en múltiples causas: factores ambientales -polvo o aire extremadamente seco- y químicos -humo de los cigarrillos-, alergias o infecciones respiratorias.Así pues, la tos seca suele darse en los inicios de un resfriado y conforme avanza la enfermedad deriva, en la mayoría de los casos, en tos con mucosidad. Te recomendamos que en este caso visites a tu médico para evitar complicaciones posteriores, en especial si formas parte de alguno de los colectivos de riesgo: personas con problemas respiratorios de base -asma-, cardiovasculares, etc.

Tratamiento para la tos seca

Es necesario empezar el tratamiento para calmar la tos seca cuanto antes, ya que al toser continuamente se agrava la irritación de las vías respiratorias.  El aceite esencial de ciprés de Provenza (Cupressus sempervirens var. stricta) es el más indicado para aliviar el picor de garganta por su acción antitusiva.

Para tratar la tos seca por vía oral, añade 2 gotas de AE de ciprés de Provenza* en cada toma del jarabe Aromaforce -un máximo de 6 gotas de AE al día- durante diez días. También puedes añadir a un poco de crema hidratante, 2 gotas de ciprés, y aplicar en la zona del pecho, máximo 3 veces al día.

*Contraindicado en personas con antecedentes de cáncer estrógeno dependiente, niños pequeños, embarazadas y durante el período de lactancia.