Es rico en cavicol, una molécula con propiedades antiespasmódicas que alivia las contracciones involuntarias de un músculo, frecuentemente dolorosas.

Albahaca exótica

La albahaca exótica (Ocimum basilicum ssp basilicum) es una planta aromática originaria de Asia. Pertenece a la familia de las labiadas y posee tallos de sección cuadrangular, hojas carnosas de un verde intenso y flores de color blanco. En los climas templados, la planta muere tras la formación del fruto, ocurriendo esto hacia finales del verano.

Ciertas variedades se emplean tradicionalmente en medicina ayurvédica, donde son consideradas como plantas sagradas. Es una especie bastante común en la cocina mediterránea, siendo el ingrediente principal del pesto, la famosa salsa italiana. Pues bien, su empleo culinario nos adelanta las propiedades digestivas que posee.

La destilación de 10 kilos de sumidad florida de albahaca produce 10 mililitros de un aceite esencial que poco nos recuerda al olor del pesto. Esto se debe a la enorme concentración de los principios activos que se lleva a cabo durante este procedimiento.

Empleo culinario

El aceite esencial de albahaca exótica puede emplearse en cocina como parte de un aliño o de una salsa pero ¡ojo! 1 gota o máximo 2 son suficientes para aderezar cualquier plato puesto que el sabor es muy intenso. Se recomienda emplearlo en frío y abstenerse de hacerlo si el plato está destinado a una mujer embarazada, lactante o a niños pequeños.

Propiedades terapéuticas de la albahaca exótica

El aceite esencial de albahaca exótica es especialmente rico en cavicol, una molécula con propiedades antiespasmódicas. Es decir, alivia las contracciones involuntarias de un músculo, frecuentemente dolorosas, y que se denominan espasmos. Además posee propiedades digestivas y estimulantes del metabolismo hepático.

Indicaciones tradicionales

La especialidad del aceite esencial de albahaca exótica son los dolores de tipo espasmódico, que aparecen durante la menstruación, en caso de cólico nefrítico o de cólico digestivo o biliar. Las cistitis también producen un dolor característico de este tipo.

En cualquiera de estos casos se recomienda diluir un par de gotas de este extracto vegetal en un poco de aceite vegetal o de crema hidratante para aplicarlo de forma local. En los dolores menstruales y en la cistitis (en ésta última como tratamiento sintomático complementario al antibiótico) se prefiere la zona del bajo vientre. En caso de problemas digestivos se aconseja dar un masaje en el abdomen. Por último, aquellos pacientes afectados de un cólico nefrítico podrán encontrar un alivio considerable si se lo aplican en la espalda, pero siempre bajo supervisión médica.

No se ha establecido un máximo de aplicaciones diarias, en general 3 o 4 suelen ser suficientes. Es un remedio natural apto para cualquier persona, bebés y embarazadas incluidos, siempre que se diluya convenientemente.

Para potenciar esta acción pueden ingerirse 2 gotas de este aceite esencial diluidas en un poco de miel o de aceite de oliva hasta 3 veces al día durante un máximo de 7 días seguidos. Así se conseguirá calmar los espasmos, pero además se estimularán las funciones digestivas. De esta manera, los pacientes aquejados de un amplio número de afecciones digestivas que incluyen la gastritis, los gases y las digestiones pesadas podrán disfrutar de su acción eupéptica. ¡Incluso cualquier persona puede emplearla antes de una comida copiosa o en caso de resaca!

Contraindicaciones

No existe ninguna contraindicación a su empleo por vía tópica siempre que se emplee diluido. En niños pequeños o personas con la piel sensible es preferible emplear el aceite esencial de estragón, de propiedades similares pero mejor tolerado. Sin embargo, la vía oral está desaconsejada en mujeres embarazadas, lactancia y menores de 6 años.

 Aplicaciones recomendadas

Descarga la guía con las siguientes aplicaciones recomendadas:

  • Aliño para la ensalada
  • Dolores menstruación
  • Cólico nefrítico
  • Dolor abdominal
  • Cólico del lactante
  • Resaca
  • Náuseas durante el embarazo

Por Alfredo Quevedo, farmacéutico, naturópata especializado en aromaterapia y responsable de formación de Pranarôm. Artículo publicado en la revista Integral.