Las propiedades del Yuzu, un tesoro para tu bienestar

Su aspecto rústico y rugoso esconde un olor suave y delicado. Este híbrido de la mandarina y de la lima china tiene el tamaño de una naranja grande y es originario del Lejano Oriente. Sin embargo, cada vez aparece en más platos occidentales por su sabor acidulado y, por supuesto, por su aceite esencial.

Y es que, contrariamente a la mayoría de los cítricos, el yuzu se destila y no se exprime. El resultado es, por tanto, un aceite esencial y no una esencia. ¿Qué ventaja supone? Que como las cumarinas se pierden durante la destilación, el aceite esencial de yuzu no es fotosensibilizante como la mandarina y el limón.  Por tanto, puedes utilizar el aceite esencial de yuzu durante todo el día, sin preocuparte por el sol.

Propiedades calmantes y relajantes

El yuzu es conocido como moderador del sistema nervioso y por tanto útil en caso de estrés, ansiedad, angustia y agitación. Puede utilizarse de varias maneras:

Por vía tópica

Diluye 2-3 gotas de aceite esencial de yuzu en un poco de aceite vegetal (de almendras o rosa mosqueta, por ejemplo). Aplícatelas en la zona interna de las muñecas, frota una contra la otra, acércatelas a la nariz… y respira su dulce fragancia.

Repite la operación tantas veces como sea necesario.

También puedes utilizar un poco más de aceite vegetal para disfrutar de un masaje relajante en la espalda o en las plantas de los pies.

En un difusor

Coloca 6-8 gotas de aceite esencial de yuzu en un difusor de aceites esenciales y enciéndelo al llegar a casa o antes de acostarte. Notarás cómo te sientes más relajados. A los niños les encanta.

Mezcla en un cuenco pequeño unas gotas de AE de yuzu con jabón hasta hacer espuma. Vuelca luego el contenido en la bañera, es ideal para antes de dormir y olvidarte del insomnio.

Para los más atrevidos, por vía oral (sólo adultos)

Puedes tomarte 2 gotas de aceite esencial diluido en un poco de miel o de aceite de oliva hasta 3 veces al día cuando te sientas un poco nervioso.

Incluso hay quien lo emplea en cocina; prueba a añadirle 1 gota a tu yogur o a tus postres.

Precauciones: Vía oral contraindicada en menores de 6 años, embarazo y lactancia.

Diluir siempre cuando se aplique en niños.