Una cura depurativa natural con aceites esenciales

Estamos la época más propicia para las curas depurativas, que llegan con el cambio de estación. El objetivo es eliminar las toxinas del organismo que se han acumulado en los últimos meses.

Depuración hepática natural :

El hígado es un órgano clave del organismo. Por una parte transforma los nutrientes en preciados componentes celulares. Por otra, se ocupa de eliminar los desechos y depurar los líquidos internos. Además, el hígado es una glándula que se ocupa de la regulación de la circulación sanguínea a través de la producción de proteínas como la albúmina. Y, en lo que nos ocupa, el hígado sintetiza la bilis, un fluido mediante el que se excretan numerosas sustancias tóxicas para el organismo.

Las funciones hepáticas son vitales y es primordial mimar este órgano llevando una alimentación sana, evitando el alcohol y, por supuesto, depurándolo de vez en cuando. Para hacer esto, nada mejor que optar por una cura de aceites esenciales para tomar por vía oral.

¿Cómo tomarlos?

De forma tradicional, las curas depurativas duran 21 días. Durante este tiempo se recomienda tomar 2 gotas de aceites esenciales depurativos (limón, romero quimiotipo verbenona, apio o zanahoria) por la mañana en ayunas. Puedes diluirlos en un poco de miel o de aceite de oliva.

¿Y si tomamos varios AE a la vez?

La unión hace la fuerza. Por eso Pranarôm ha desarrollado  « Pranadraîne », una mezcla de aceites esenciales conocidos por sus propiedades depurativas.  La mezcla es abrumadora, puesto que combina la acción de los aceites esenciales de limón, romero quimiotipo verbenona y levístico con los extractos de alcachofa, diente de león y cardo mariano.  

El resultado es un líquido que viene con un práctico tapón dosificador. Cada mañana antes de desayunar, toma 25 ml diluidos en un poco de agua durante los 21 días de la cura depurativa.

 

¿Quién puede tomarlos?

La respuesta es clara: Cualquier persona que desee mejorar su estado de salud.

Especialmente aconsejado en caso de acné, hipercolesterolemia, dietas adelgazantes, celulitis, patología reumática (artritis, artrosis, gota), problemas digestivos, alergias y un largo etcétera.

¿Quién no debe hacer una cura depurativa?

Mujeres embarazadas, mujeres durante la lactancia y niños.

Aquellas personas que consuman varios medicamentos deben consultarlo con su farmacéutico.