Sabemos que, para muchos de vosotros, el momento del afeitado puede convertirse en una tortura: cortes, irritación o granitos, que dejan una sensación muy molesta en la piel, tenemos la solución ante cualquier problema en tu afeitado.

Para evitar posibles irritaciones, enrojecimiento y picor después del afeitado es importantísimo hidratar la piel de forma adecuada. Te explicamos cómo. Utiliza un aceite vegetal reparador para hidratarla en profundidad. El aceite de maceración de caléndula es el más adecuado. Para los más jóvenes o para pieles grasas es preferible el aceite vegetal de jojoba, puedes aplicar-te 2-3 gotas en la zona humedecida tras el afeitado, tu piel lo notará. Y, aunque sean aceites vegetales, se absorben rápidamente sin dejar la piel pringosa.

 

¿Quieres potenciar su acción con un aceite esencial? Mucho mejor. Aceite esencial de menta de campo: Efecto refrescante instantáneo. Además, tonifica la piel para empezar el día con buen pie.  Aceite esencial de jara: Cicatrizante y muy eficaz para evitar los sangrados.  Añade una gota de uno de los dos (o de cada uno de ellos) a tu dosis de aceite vegetal y conseguirás un inmejorable after shave.

¿Quieres seguir utilizando tu after shave de toda la vida? No pasa nada, puedes añadirle el aceite esencial e incluso el vegetal; verás el cambio.

¿Te has cortado? No te preocupes, pon una gota de aceite esencial de jara en la herida y presiona durante unos segundos. Te sorprenderá lo rápido que remite la hemorragia.

 

-Otra opción: Prepara tu propia fórmula para un afeitado perfecto con aceite esencial de menta de campo o aceite esencial de jara;

  1. Añade a tu frasco de aceite de maceración de caléndula de 50 mililitros
  2. 45 gotas de aceite esencial de menta de campo y
  3. 30 gotas de aceite esencial de jara.
  4. Agita bien y aplícate 2-3 gotas después del afeitado con un suave masaje.

En cualquiera de los casos, lo importante es hidratar y cuidar nuestra piel ya que es mucho más que estética, es salud.