Desde Pranarôm y en colaboración con Sulaika hemos creado una “formación teórico-práctica” a modo de experiencia sensitiva donde el objetivo era acompañar a los participantes a alcanzar ese estado de calma, de sosiego y de escucha interna dónde el encuentro con la parte más genuina que habita en cada uno de nosotros se convirtiera en el cenit de la experiencia. Para poder saborear y disfrutar ese punto de encuentro con lo mejor de nosotros mismos creamos el entorno ideal, donde la belleza del lugar, los aromas flotando invisibles en el ambiente y la música nos van transportando suavemente a ese lugar sencillo y profundo libre de resistencias. El sentir se convierte poco a poco en el gran protagonista de la experiencia.

La dinámica estaba estructurada en tres partes diferenciadas y al mismo tiempo complementarias, estando presentes en todas ellas el poder invisible de los Aceites Esenciales.

Empezamos primero con el contacto del cuerpo físico a través de ejercicios y asanas yóguicas liberando tensiones y permitiendo que la energía fluyera más libremente por cada uno de nuestros centros energéticos o chakras. Al terminar la práctica física recomponemos nuestro organismo con un exquisito licuado natural compuesto de ingredientes delicadamente seleccionados y relacionados con cada uno de los centros energéticos trabajados.

En la segunda parte ponemos énfasis en los fundamentos y la teoría energética de los tres primeros chakras junto con  nueve Aceites Esenciales relacionados con esos centros de poder. Durante una hora compartimos de una forma sencilla y distendida conceptos básicos de aromaterapia energética al tiempo que los asistentes disfrutan realizando su propio rollon aromático.

Por último, terminamos la experiencia con una práctica de masaje y relajación en parejas. Tocamos sin apenas tocar y a través de una visualización guiada y la olfacción de ciertos Aceites Esenciales nos adentramos en las profundidades de nuestro mundo interno.

 

“Cada vez que hacemos un “Sulaika Experience “ las sensaciones son diferentes. Lo que más me emociona y me gusta de esta experiencia, es que las personas que asisten forman parte de ella, creando un conjunto de emociones y una energía transformadora.

El objetivo es ayudar a reconectar con uno mismo, a través de la activación del cuerpo, el despertar de los sentidos y el descanso de la mente.

Le damos importancia al trabajo del cuerpo, a través de una sesión donde fusiono el yoga y el pilates. En el inicio de la jornada, conseguimos movilizar y despertar nuestros chakras. En esta sesión, destacar la música que nos acompaña. La escojo cuidadosamente y me encanta crear la consecución de asanas como si fuera coreografía. La danza y la expresión forma parte de mi esencia y tenía claro que quería incorporarlo dentro de este II Sulaika Experince by Pranarôm.

Después pudimos hidratarnos, con un licuado natural que se hizo con una cuidadosa y sabrosa selección de ingredientes que ayudaban a hidratar nuestro organismo. Zanahoria, hinojo, manzana, apio, jengibre y piña, fueron los escogidos para la ocasión, puesto que controlan nuestro apetito, reducen gases, ayudan a  nuestra circulación, tienen un efecto antiinflamatorio, diurético y ayudan a limpiar el hígado.

Lo que me gusta de este taller, es que antes de la aplicación de los aceites esenciales, hay una gran explicación didáctica,de la mano de Ana Rosello, sobre cada uno de ellos y de cómo aplicarlos. También los asistentes experimentaron creando su propia sinergia. Experimentar con los aceites y crear vínculos con ellos es muy positivo para sumergirse en este apasionante mundo.

Y para finalizar, lo más mágico de la sesión, fue la meditación profunda con los aceites esenciales, aplicados mediante un masaje en parejas hecho con mucho mimo y cuidado.

Toda la sesión de meditación fue acompañada con  música de frecuencias de solffegio e instrumentos como el cuenco tibetano y el cozi. Creo que en este momento se creó una atmósfera muy mágica y se llegó a una gran conexión.

La vivencia por mi parte fue increíble.

Y solo espero que la personas que asistieron se hayan llevado algo bonito.”

En resumen, a través de la estimulación de todos los sentidos, el olfato, la vista, el gusto, el oído y el tacto hemos creado una experiencia única dónde hemos deseado transmitir los valores y la esencia de la Aromaterapia y de nuestra empresa.