Una de nuestras mayores preocupaciones es lograr encontrar un buen trabajo. En primer lugar, con el propósito de satisfacer nuestros objetivos profesionales y, en segundo lugar, con la esperanza de encontrar un buen clima para poder desempeñarlo. 

Esta última intención tiene una gran importancia ya que influye directamente en nuestro rendimiento y no siempre se consigue. Por tanto, dado que nuestra vida laboral ocupa una gran parte de nuestro tiempo,es recomendable buscar las herramientas que favorezcan un ambiente relajado, dinámico y con una concentración a todo babor. 

Así que para sobrellevar el ritmo frenético de cada día o para atenuar posible ambiente áspero en la oficina, los aceites esenciales nos sirven de camaradas, pudiéndonos acompañar en cualquier situación a la que nos tengamos que enfrentar.

En esta ocasión la difusión atmosférica es quien va a adquirir todo el protagonismo. Unas gotas de aceite esencial en el difusor para comenzar el día, nos permitirá desarrollar la jornada desde otro punto de vista más optimista.

A través de la difusión, se genera una respuesta en nuestro comportamiento debido al estímulo que provoca el olor que desprenden los aceites esenciales, sobre nuestro sistema límbico, responsable de provocar estas respuestas tan interesantes para nuestro bienestar. 

A continuación, veremos cómo sobrellevar cada momento de la mano de un aceite esencial diferente.

  • Recta final hacia las vacaciones: tu cuerpo te pide descanso. Estás agotada, cada día se hace más duro, más largo y sientes que los minutos se hacen horas. El aceite esencial de abeto negrohará frente al agotamiento mental aportando fuerza y vigor para afrontar el último esfuerzo antes de los días de recreo.

También en caso de mayor cansancio puedes combinar la difusión e inhalación con la aplicación de un suave masaje sobre la zona de las lumbares. Tan solo hay que añadir un par de gotas sobre un poco de aceite vegetal y aplicarlo sobre la zona suprarrenal todas las mañanas.

Poténcialo: 2 gotas AEQT Abeto negro + 2 gotas AEQT Pino silvestre + 5 gotas de AV de Nuez de albaricoque

  • Control del estrés:  Lavanda, naranjo amargo: dos olores muy opuestos pero dos aceites esenciales que comparten la virtud de relajarnos. Para quienes prefieran olores más frescos, el aceite esencial de naranjo amargo es perfecto. Uno de los aceites esenciales más orientado a calmar la tensión de los negocios. 

Por otro lado, para quien busque olores más intensos el aceite esencial de lavanda es una apuesta asegurada. Su uso tradicional avala su eficacia. 

Elije cualquiera de ellos y añade unas gotas en el difusor cada mañana junto con 2 gotas en el plexo solar antes de salir de casa.

¡La jornada será tuya!

  • Crea un buen ambiente de trabajo: ya en la antigüedad los romanos abogaban por los grandes coloquios en lo que poder debatir, pensar o negociar grandes decisiones. Para ello, colocaban ramos de hierbaluisa bajo la mesa de los invitados para favorecer las conversaciones, la armonía y la alegría. 

La difícil disponibilidad de este preciado aceite esencial de hierbaluisa hace que esté reservado para las situaciones más difíciles, donde la tensión se corte con un hilo y sea necesaria la intervención drástica de los aceites esenciales.  

Para el día a día, el aceite esencial de bergamota ofrece un olor cautivador, fresco y conciliador. Nada más sentir las gotas difundidas por el ambiente, hace que su olor no sólo impregne el lugar, sino que el lugar se inunde de armonía. 

  • Aumenta la concentración: el aceite esencial de romero qt cineol ayuda a evitar los despistes durante tu actividad. Por lo tanto, ayuda a sacar más partido a tus horas.

Potencialo con aceite esencial de laurel. Un aceite esencial que aporta serenidad y confianza, fijando los conceptos adquiridos durante la jornada. 

Añade 3-4 gotas al difusor de cada aceite esencial y el conocimiento y la seguridad se verán reforzada para continuar con la motivación del trabajo.

En definitiva, el uso de los aceites esenciales ocupa un lugar más en nuestra rutina de vida, trasladándose también a nuestro lugar de trabajo. En esta ocasión con el objetivo de lograr calma, armonía y motivación en el ambiente laboral para que cada día sea un día que sume. 

Súmate a los beneficios de la difusión con los aceites esenciales y encuentra el bienestar en tu lugar de trabajo.