Los aceites esenciales que utilizamos en invierno tienen características antivirales, antibacterianos, respiratorios, tonificantes incluso calmantes o reguladores del humor para cambiar el estado melancólico que nos puede provocar el frío y la falta de sol.

Estos AE son grandes aliados para combatir las patologías invernales, pero, sobre todo, los utilizaremos para la prevención.

Un AE está compuesto por una gran cantidad de moléculas bioquímicas que actúan a todos niveles del organismo. Es esto mismo lo que los caracteriza y los hace tan potentes. Conocidos por sus grandes propiedades antiinfecciosas, también poseen otras ventajas: antinflamatorios, descongestionantes respiratorios o incluso antitusivos.

Cuando pensamos qué aceites esenciales son los imprescindibles en nuestro botiquín es importante conocer cuáles son nuestras patologías más comunes. 

 

En invierno podemos cubrir la tos, los resfriados, la congestión nasal o hasta las anginas con cuatro aceites esenciales básicos.

En nuestra aromateca de invierno no deben faltar:

El AE de Árbol del té (Melaleuca alternifolia) es conocido por sus propiedades antiinfecciosas. Es ideal para eliminar los gérmenes patógenos del invierno, es un antiséptico natural imprescindible y apto para todos.

El AE de Eucalipto radiata (Eucalyptus radiata) es un gran descongestionante nasal apto para todos. Es un expectorante y antinflamatorio que permite mejorar la nariz tapada y expulsar el moco durante el periodo invernal. 

El AE de Ravintsara (Cinnamomum camphora QT cineol) es nuestro gran estimulante inmunitario que nos acompañará durante todo el invierno y evitará los contagios. Como los otros, se trata de un aceite esencial muy seguro apto para todos.

El AE de Ciprés de Provenza (Cupressus sempervivens) es un gran inhibidor del reflejo de la tos. Gracias a su propiedad antitusiva nos ayuda a controlar la tos y permitir, así, descansar mucho mejor. Es importante tener en cuenta que no es apto en embarazo, lactancia, mujer con antecedentes de cáncer estrógeno dependiente ni en niños menores de 6 años.

Y, ¿cómo podemos utilizar estos aceites esenciales?

Prevención durante el invierno: aplica 2 gotas de AE de Ravintasara en la cara interna de las muñecas e inhala profundamente. Repite mañana y noche durante el periodo invernal. Es apto para todo el mundo. También puedes añadirle la difusión de AE de Ravintsara para ayudar a purificar el ambiente evitando así los contagios.

Anginas: utiliza el AE de Árbol del té. Aplica 1-2 gotas de AE sobre los ganglios y/o 1-2 gotas en miel por vía sublingual 4-5 veces al día durante 3 días. Nunca se utilizará la vía oral en embarazo, lactancia ni niños menores de 6 años. En estos casos simplemente utilizaremos la vía tópica.

Tos seca: si tienes tos irritativa, molesta y sin moco el AE de Ciprés de Provenza es el más indicado. Utiliza 3-4 gotas de AE diluido en un aceite vegetal sobre el tórax 3 veces al día y/o toma 1-2 gotas de AE en la dosis del jarabe antitusivo que estés tomando durante máximo 5 días. Recuerda que si tienes mocos no se puede cortar la tos. Nunca se utilizará en embarazo, lactancia ni menores de 6 años.

Tos productiva: AE de Eucaliptus radiata será quien nos ayudará a expulsar el moco y poder respirar mucho mejor. Mezcla 3-4 gotas de AE puro o en una base de Manteca de Karité o  en un aceite vegetal y masajea sobre el tórax 3 veces al día y/o utiliza la vía oral. En este caso añade 2 gotas en cada dosis de jarabe expectorante durante 5-7 días. En embarazo, lactancia y niños menores de 6 años utilizaremos sólo la vía tópica.

Nariz tapada: Pon 1-2 gotas de AE de Eucalipto radiata directamente sobre cada orificio nasal y/o inhala directamente el AE nos permitirá respirar mucho mejor. Apto para todos menos en asmáticos. 

¡Os recomendamos, también, toda la línea Aromaforce que nos permite cubrir los síntomas típicos de los malestares de invierno y prepararnos para pasar un periodo invernal fuertes y sin contagios! 

¿Animado para tener tu aromateca de invierno?